lunes, 31 de marzo de 2014

Tres series de época de la BBC

Hoy os quería hablar de tres de algunas de las últimas series de época que he visto. Fueron emitidas en los últimos meses por la cadena británica BBC, y se trata de la segunda temporada de The Paradise, la primera temporada de The Village, y la miniserie Death Comes to Pemberley



La segunda temporada de The Paradise no ha sido capaz de mantener los elogiosos comentarios que recibió la primera en buena parte de la blogosfera. En mi opinión algunos de los errores que se han cometido ya estaban presentes en su primer año de emisión, aunque quizá pasaron un poco más desapercibidos ante una trama mucho más interesante. Me refiero a la casi nula profundidad psicológica de la mayoría de los personajes secundarios, a la obsesión con introducirte en cada capítulo una trama inofensiva que concluya generalmente de forma agradable, o a esos momentos de Jonas como testigo de todos y cada uno de los acontecimientos que ocurren en la galería comercial, cual deidad omnipresente

Lamentablemente la historia de los protagonistas en esta segunda temporada ha resultado de lo más decepcionante y carente de vida, y la relación entre ambos ha sido poco apasionada, e incluso desesperante en ciertas ocasiones. Tampoco ha ayudado demasiado que el nuevo malo de la función resultara demasiado folletinesco. 

Lo mejorcito de la segunda temporada ha sido sin lugar a dudas el personaje y la interpretación de Elaine Cassidy, quizá uno de los personajes mejor desarrollados de la serie.


Mi puntuación:



Comencé a ver The Village con unas expectativas más bien altas. Me convenció al instante ese abuelito adorable que echaba la vista atrás y recordaba su infancia en un modesto pueblecito inglés a principios del siglo XX. Me recordó ligeramente a Las cenizas de Ángela, cuando vemos a ese crío que vive casi en la miseria con un padre alcohólico y una madre que no sabe qué hacer para suavizar la tensa relación entre su marido y su hijo mayor. También me causó buenas vibraciones la llegada al pueblo de una joven, Martha Lane, que daba la sensación de que iba a ejercer como una especie de revitalizante en un pueblo un tanto encorsetado. Un soplo de aire fresco, lo llaman. Como digo, la serie contenía muchos elementos a su favor, pero con el paso de los capítulos se me fue haciendo cada vez más cuesta arriba, resultando la mayoría de veces incluso aburridos

El personaje de Martha Lane, que es la hija del reverendo, acaba teniendo menos peso de lo que me imaginaba. Básicamente su función se limita a adoctrinar al progenitor del crío protagonista, que evoluciona (o involuciona) de borracho amargado por el duro trabajo de cultivador a vago fanático religioso sin sangre en las venas. Quizá uno de los aspectos más interesantes de la serie es cuando su esposa pasa por una crisis de fe precisamente debido a la excesiva entrega de su marido a Dios, olvidándose de todo lo demás (dinero, sus hijos, el trabajo...). También es interesante el personaje del profesor que se niega a ir a la guerra por motivos morales (y también por miedo, cómo no), aunque lamentablemente no aparece tanto como me hubiera gustado. 

En fin, se trata de una serie fallida y con personajes poco carismáticos, con ciertos hallazgos pero insuficientes como para que decida seguir viendo su segunda temporada.


Mi puntuación:



Por último, hace un par de semanas vi Death Comes to Pemberley, adaptación de la ultrajada novela de P.D. James que se ubicaba unos años después de los acontecimientos ocurridos en el clásico de Jane Austen Orgullo y prejuicio. La serie es un gustazo para los ojos, gracias a esos hermosos paisajes de la bucólica campiña inglesa y la magnífica mansión de Mr. Darcy como los dos elementos más destacables de la función. 

En un principio me costó un poco aceptar a los actores en dos papeles tan emblemáticos como Mr. Darcy y Elizabeth Bennet, pero el buen hacer de los actores, Anna Maxwell Smith Martin (gracias Polly ^-^) y Matthew Rhys, logró que en seguida conectara con ellos y los reconociera como una versión algo más madura de los personajes de Jane Austen. La relación íntima y cómplice que mantienen es lo que más me gustó de la miniserie. 

El misterio me dio un poco igual, quizá porque Lydia y Wickham son dos de los personajes más detestables de la novela de Austen y no me interesaba nada lo que pudiera ocurrirles, y si él era o no culpable. Para mí su único aporte es que sirven de catalizador del conflicto que estalla entre Darcy y Liz (y sobre todo del propio tormento interior de ella). 

Una miniserie con buenas interpretaciones, que entretiene y que tiene un misterio que captará la atención de más de uno.

Mi puntuación:

¿Habéis visto alguna de estas series?

viernes, 28 de marzo de 2014

Viernes musical: God Help the Girl


Puede que el nombre de God Help the Girl no os diga mucho, pero si os nombro a Belle & Sebastian seguro que captaré la atención de más de una persona. El líder de la banda escocesa, Stuart Murdoch, ideó este proyecto en el que varias cantantes (Catherine Ireton a la cabeza) ponían voz a una serie de canciones que no encajaban del todo en su grupo. En 2009 se publicó el disco, repleto de melodías delicadas y preciosistas, muy sesenteras, como la que se titula igual que el grupo, God Help the Girl o Funny Little Frog.

El proyecto se concibió realmente como la banda sonora de una película escrita y dirigida por el propio Murdorch, que se ha estrenado este 2014 en el Festival de Sundance, consiguiendo un premio del jurado... aunque realmente ha recibido más palos que elogios por parte de la crítica. De todos modos me apetece mucho ver la película, básicamente por dos motivos: la banda sonora (obviamente), y la estética naif. He leído un artículo de la web de Fotogramas en donde se enumeran referencias que van desde la Nouvelle Vague hasta Wes Anderson, pasando por John Hughes, y ya no necesito saber más. ^-^
Una imagen de la peli

Os dejo con esta requetebonita If you could speak.



Feliz fin de semana

lunes, 24 de marzo de 2014

Cinco motivos por los que Frances Ha ha robado mi corazón



Frances es una chica de veintimuchos años que comparte piso en un barrio cool de Nueva York con su mejor amiga. Su sueño es llegar a ser una gran bailarina pese a que quizá se le está pasando un poco el arroz. Cuando su amiga se muda con su pareja, el mundo de Frances comienza a cambiar sin que ella pueda hacer nada para evitarlo.


El próximo 4 de abril se estrena por fin en España Frances Ha (2013), una comedia fresca y brillante que tuve la oportunidad de ver hace un tiempo y que me resultó maravillosa y encantadora. He decidido variar un poco la estructura de mis reseñas en esta ocasión, centrándome en enumerar cinco motivos por los que esta película me ha causado tan buenas sensaciones. Espero que os pique un poco el gusanillo de verla.

1)Un personaje principal carismático y lleno de vida 

Es inevitable encariñarte con el personaje de Frances desde el primer momento. Es una chica optimista, inocente y algo neurótica, que durante gran parte del metraje no es consciente de que ya no es tan joven como se cree. Esta especie de Peter Pan femenina se encuentra en ese punto en su vida en que es necesario coger el toro por los cuernos y empezar a tomar decisiones más comprometidas, y nosotros vamos a ser testigos de esa evolución. Me encanta que la chica, pudiendo dejarse vencer en ciertas ocasiones por la melancolía y el desaliento nunca pierde el buen ánimo. Es inevitable sonreír cuando la ves saltando y danzando por las calles (según he leído es un homenaje a la cinta Mala sangre). Cuando terminé de ver la película me llevé un buen puñado de días tarareando la canción de David Bowie, Modern love.



2)Una actriz protagonista en estado de gracia


Greta Gerwig no es una desconocida de este blog, por ejemplo os hablé de ella en mi reseña de Damsels in distress. Gerwig realiza una interpretación risueña y natural, tanto que por un momento te da la sensación de que no es una actuación, sino que Frances es una persona de carne y hueso. Aquí tenéis una muestra de su extraordinario trabajo:





Gerwig fue merecidamente nominada al Globo de Oro a la Mejor Actriz de Comedia este mismo año, y aunque en los Independent Spirit Awards no lo fue (¡injusticia!) la ganadora de dicho premio Cate Blanchett no dudó en mencionar a Greta Gerwig al recogerlo. Su próximo proyecto profesional será protagonizar el spin off de Cómo conocí a vuestra madre, lo cual no me da muy buena espina...

3)Unos diálogos frescos con un toque a lo Woody Allen

La cinta es una sucesión de escenas en las cuales nuestra Frances se va relacionando con los diversos personajes que forman parte de su vida: su mejor amiga Sophie, sus nuevos compañeros de piso, los ligues eventuales, amigos y conocidos, la directora de su compañía de danza... Los entretenidos y espontáneos diálogos, obra del director, Noah Baumbach, y de Greta Gerwig, son una pieza clave de la película, que nos hace recordar al maestro Woody Allen. Otra referencia obvia es la Nouvelle Vague, con Truffaut a la cabeza. La cinta también puede recordar ligeramente a los trabajos de Lena Dunham, aunque creo que nuestra Frances es demasiado entrañable como para formar parte del universo de la serie Girls (de hecho en Frances Ha aparece el actor Adam Driver, el novio/ex novio de Hannah en la producción televisiva de HBO).



4)Un escenario perfecto: Nueva York (y un poco de París)

Siempre es un placer visual observar cómo el celuloide retrata una de las ciudades más fotogénicas y cinematográficas del mundo. En un hermoso blanco y negro que nos vuelve a hacer recordar al Woody Allen de Manhattan, la cinta nos muestra el día a día de los jóvenes hipsters neoyorquinos en sus apartamentos, en sus reuniones sociales, en sus bares y restaurantes. La ciudad tiene tanto peso que la película se divide en capítulos, cada uno de los cuales se titula como una calle de Nueva York. Como colofón, nuestra Frances hace una pequeña escapada en un momento dado a París, que también queda bellamente retratada. 



5)El "click" en mi cabeza

Para que una película se instale definitivamente en mi corazón es necesario que aporte un extra, que me proponga temas sobre los que reflexionar, que me incite al debate. En este caso mi identificación con la protagonista ha sido absoluta: sus miedos a la hora de afrontar un futuro incierto son también los míos, su desubicación en el mundo, ese desconcierto al echar una ojeada a tu alrededor y percatarte de que todo el mundo parece estar encontrando su sitio excepto tú... Frances es consciente de que aún le queda un largo camino por recorrer hasta llegar a sentirse plena como persona, de hecho llega a decir algo así como "I'm not a real person yet", y el propio título de la película hace referencia a esa sensación de estar incompleto (el apellido de Frances es más largo, pero... ya lo veréis en la película). Pese a todo, la chica tiene tal energía positiva que te contagia a ti como espectador y en cuanto aparecen los títulos de crédito te entran ganas de salir a la calle a saltar, a bailar y a comerte el mundo. Es casi como una estupenda y fructífera sesión de coaching emocional.





Mi puntuación:

miércoles, 19 de marzo de 2014

Hablemos un poco sobre dramas de época...


Este mes me atrevo a responder a las preguntas del Period Drama Tag, sección que conocí gracias al blog de Crónicas en ferrocarril y que también he visto en el de Pluma, espada y varita y Reading in the moonlight. Se trata de una serie de preguntas que van formulando mes a mes referentes a diferentes aspectos sobre dramas de época que has leído o visto. Me parece una oportunidad fantástica para darnos a conocer entre todos autores clásicos y películas y series ambientados en tiempos pasados

... Y estas que siguen son mis respuestas.

L A S   P R E G U N T A S   D E   M A G R A T
(Crónicas en ferrocarril)

¿Qué  period dramas has visto en febrero?                El mes pasado vi la recién ganadora del Oscar 12 años de esclavitud, la serie The Village y la miniserie Death Comes to Pemberley, ambas de la BBC. Espero poder hacer alguna review sobre ellas pronto. De momento os comento que la película fue lo que más me gustó, de hecho consiguió emocionarme profundamente pese a ciertas críticas que había leído acusándola de frialdad. Tengo varias de sus escenas clavadas en mi memoria, como aquella donde Salomon finalmente canta junto a todos los esclavos, y por supuesto todas las que tienen como protagonista a Lupita Nyong'o. En cuanto a The Village, empezó causándome muy buenas sensaciones, pero con el paso de los capítulos lamentablemente me fue interesando cada vez menos. Creo que parte de la culpa la tiene el frustrante desarrollo de ciertos personajes y situaciones. Es una serie que prometía más de lo que me dio finalmente. En cuando a la miniserie Death Comes to Pemberley, de momento diré de ella que es bastante entretenida y ligera y se pasa un buen rato cuando la ves. 

Cuando decides leer algún clásico ¿tienes en cuenta la nacionalidad de su autor? ¿Diferencias entre literatura inglesa, rusa, francesa o española? ¿Cuál es tu preferida? ¿Alguna manía?

Confieso tener debilidad por todo lo procedente a las islas británicas. Así como siempre estoy buscando series de la BBC, ITV y demás cadenas de allí, con la literatura me ocurre algo similar. Si tengo que elegir entre Jane Austen o las hermanas Brontë y un autor clásico español o francés, me resulta inevitable optar antes que nada por las dos primeras opciones. Me ocurre tanto con los clásicos como con cualquier libro que se ambiente por allá. Es leer sobre la costa de Cornualles, los paseos por el countryside, los cottages, y las invitaciones a tacitas de té y ya me tienen ganada.


¿Cuál es el autor (clásico) del que más número de obras has leído?

Soy un poco picaflor y voy leyendo uno de por aquí, otro de por allá... no recuerdo ningún autor clásico de quien me haya leído más de 3 obras. Jane Austen sería la que más se acercaría. ¡Pero todavía me quedan varios libros suyos por leer! Espero remediarlo pronto. Me apetece mucho leer Persuasión y Emma (esta última, de hecho, aparece en mi listado de 20 libros que me quiero leer en 2014).

L A S   P R E G U N T A S   D E   P O L L Y
(Pluma, espada y varita)

¿Qué miniseries crees que merece la pena tener siempre en casa?

De entre las miniseries que he ido comprando en los últimos tiempos, las que más aconsejo tener en casa porque DEBEN ser revisionadas una y otra vez son Jane Eyre (BBC, 2006), Orgullo y prejuicio (BBC, 1995), Emma (BBC, 2009) y Norte y sur (BBC, 2004).            

De mi cuenta de instagram


¿Qué nos depara el futuro?

Yo ahora sólo tengo ojos para mirar el calendario y hacer la cuenta atrás hacia la cuarta temporada de Juego de Tronos, pero para responder a esta pregunta he estado informándome un poco sobre series pendientes de estreno y me han llamado la atención dos a priori: New Worlds, con Jamie Dornan, y que es la secuela de The devil's whore, y Outlander, que tiene cierta pinta culebronera, todo hay que decirlo. De todos modos habrá que esperar a los tráilers. En cuanto a las pelis, hice un post en enero sobre 10 películas que esperaba ver en 2014, muchas de ellas son period dramas.

¿De dónde obtienes información sobre qué series ver?

Básicamente de los dos blogs organizadores de todo este tinglado que os estoy enseñando hoy, el de Magrat y el de Polly, y de otros blogs de críticas de series como Quinta temporada o En terra de series. Además, para producciones más antiguas me viene de perlas imdb. Así puedo rastrear en las filmografías de los actores y directores que más me llaman la atención para ver dónde han participado en años anteriores, y luego sólo es cuestión de buscar los torrents en Thepiratebay o en alguna web que los recopile como Mejorenvo o subadictos. También es muy útil la versión en inglés de la wikipedia porque hay un montón de listados muuuuy interesantes recopilando producciones ambientadas en tal año, en tal época, en tal o cual país... y también hay listas con todas las series y miniseries emitidas por cada canal de televisión, incluyendo los canales británicos... 

L A   P R E G U N T A   D E   C L A S S I C S   C L U B

¿Cuál es tu periodo clásico literario y por qué? 

De mi cuenta de instagram

Es difícil elegir entre el Romanticismo (1798–1837) y el periodo victoriano (1837-1901). Creo que al final me quedo con el primero, que nos trajo a los poetas románticos (Keats, Shelley, Lord Byron, Bécquer en España, Emily Dickinson en Norteamérica) y grandes obras de autores como Mary Shelley, Jane Austen, las hermanas Brontë, Washington Irving, Victor Hugo o Edgar Allan Poe. Eso por no mencionar a pintores como Turner, Goya o Delacroix o a músicos de la talla de Wagner o Beethoven.


Y ahora es vuestro turno de comentar todo lo que queráis sobre este apasionante tema...

viernes, 14 de marzo de 2014

Viernes musical: The Lemonheads


El viernes musical de hoy está dedicado a mi pareja, a quien justo hoy hace 10 años que conocí (da un poco de vértigo la cifra...), y que en su momento fue un gran fan de esta banda estadounidense de pop-rock alternativo y punk liderada por Evan Dando (todo un ídolo de las nenas en su momento, al menos en la Super Pop y otras revistas de ese estilo que compraba de cría solían hablar de él e incluso te regalaban posters con su cara XD) y que tuvo su mayor auge en los años 90 (aunque en 2012 publicaron un nuevo disco 20 años después de su último inédito). Al parecer hicieron una versión bastante famosa del Mrs Robinson de Simon&Garfunkel, pero yo tengo demasiado amor por la original como para aceptar cualquier otra :P 

Y ahora os dejo con este videoclip que está muy viejuno pero lamentablemente en Youtube no he sido capaz de encontrarlo a mejor calidad. 

¡It's about time!


)


Feliz fin de semana y quien pueda que disfrute de las Fallas ^-^

miércoles, 12 de marzo de 2014

Un libro, una peli y una serie


¡Me ha encantado Frozen! Utilizando casi todos los elementos que siempre han caracterizado a Disney, han sido capaces de crear una película diferente, con mucha personalidad y muy poco previsible. El personaje de Elsa posee una profundidad psicológica como pocas veces se ha visto en una peli realizada por esta compañía de animación. Tiene muchas canciones, pero no le sobra ninguna porque son todas preciosas, sobre todo, por supuesto, Let it go. Menudo vozarrón tiene Idina Menzel. Pero Kristen Bell no se queda atrás, componiendo a una Anna dulce, simpática y cariñosa que traspasa la pantalla gracias a su humanidad. Una película muy entretenida y plagadita de acción y giros de guion, que trata sobre el amor en todos sus sentidos, no solo el romántico. Una cinta que se coloca desde ya en una de mis favoritas de los últimos años de la compañía. ¡El muñeco de nieve es de lo más achuchable!


La tristemente cancelada serie Pushing Daisies no logró tener un desarrollo a la altura de su prometedora y original premisa. Parte de la culpa se debería seguramente a su emisión en una cadena generalista (ABC), donde suelen preocuparse más por arañar nuevos seguidores cada semana que por mantener a los que ya se tienen. Sólo así se explica que en cada capítulo de la serie se repitan las mismas ideas, una y otra vez. Quizá viéndola en su momento, a su ritmo de emisión, no resultara tan molesto, pero yo acabé un poco hastiada de tener que escuchar cada día que el pastelero con sus poderes mágicos pasó una infancia terrible y no podía volver a tocar a Chuck porque si no volvería a morirse. No mencionemos el tema de los años, meses, días y horas en que ocurría cada cosa, que aunque al principio podía tener su gracia, llegué a cansarme bastante de la fórmula. Tampoco ayudó mucho que la serie fuera principalmente procedimental, es decir, en cada episodio se nos presentaba un caso que acababa resuelto al final del mismo. Al final no podía evitar desconectar porque me importaba bastante poco una resolución que ya se intuía desde el principio y que tampoco iba a suponer ningún cambio en la vida o actitudes de los protagonistas. Yo quería más Chuck y Pastelero, más Olive (genial actriz, maravillosa voz), más padres y más tías. En la segunda temporada se nota que se intentó dar más importancia a todos ellos, habiendo más capítulos centrados en sus propios misterios, que los tenían a raudales. Al final me queda el recuerdo de una serie visualmente fascinante, con unos personajes de los que te encariñas rápidamente, pero en su conjunto fallida.


Estudio en Escarlata es el primer caso protagonizado por Sherlock Holmes. Se trata de una entretenida novela corta de estilo ágil, que nos presenta la estrambótica figura del famoso detective inglés residente en el 221 de Baker Street. Es difícil escribir sobre algo de lo que tanta gente ha escrito ya anteriormente, pero sí quería resaltar que la novela engancha muchísimo, sobre todo en su primera parte, cuando se describe el lugar del crimen y observamos a través de los ojos de Watson el curioso proceder y conclusiones de su compañero. Al comienzo de la segunda parte he de confesar que mi interés bajó un poco porque me descolocó el repentino cambio de escenario, tiempo y narrador. Además, me molestó que durante tantas páginas no se mencionara a Sherlock ni a Watson, porque es inevitable quedarte con ganas de saber más de los métodos de investigación y particular personalidad de Sherlock. Si habéis visto la serie de la BBC protagonizada por Benedict Cumberbatch, os recomiendo que leáis este libro porque sus primeras páginas son clavadísimas a las de la serie, aunque estén ambientadas en contextos totalmente diferentes. Una buena lectura para un fin de semana, que como ya he comentado te deja con ganas de leer más aventuras del popular personaje creado por Arthur Conan Doyle.

lunes, 10 de marzo de 2014

Miniserie: The 7.39 (BBC, 2014)


Carl es un hombre maduro casado y con dos hijos adolescentes que tiene que viajar diariamente en el tren de cercanías para llegar a su trabajo en Londres. Sally es una treinteañera a punto de casarse que usualmente utiliza ese mismo tren, el de las 7:39. En un momento dado comienzan a charlar y su relación se va estrechando con el paso del tiempo.


The 7.39 es una miniserie que se emitió en la BBC en enero de este año. Está protagonizada, como podéis ver en el cartel de la izquierda, por David Morrisey (en este blog presente por su participación en la también miniserie Sentido y sensibilidad, aunque es mucho más popular su papel en The Walking Dead), Sheridan Smith (Dates) y Olivia Colman (de quien también hablé en la reseña de Broadchurch). La serie es una creación de David Nichols, guionista de One Day, aquella película en la que se nos mostraba el punto en que se encontraba la relación de amistad entre Anne Hathaway y Jim Sturgess el mismo día año a año.

La historia que cuenta es bastante común y realista: dos personas que no pueden evitar sentirse atraídas la una por la otra, a pesar de sus respectivas ataduras sentimentales. Carl y Sally no buscan comenzar una relación secreta, ni tienen ningún grave problema con sus parejas que les incite a buscar en otro lugar el amor que teóricamente les podría faltar. Al menos eso es lo que parece en la superficie. Carl tiene una mujer que lo comprende y lo apoya, y dos hijos que pronto volarán del nido familiar. Una vida resuelta, un trabajo estable, una bonita casa donde todo parece ir sobre ruedas. Mucha gente daría lo que fuera por ponerse en su pellejo. Pero, ¡ay!, la rutina. Esa destructora de la pasión, que te devora casi sin que te des cuenta, y cuando por fin te paras un segundo y echas la vista atrás te das cuenta de que llevas 10 años repitiendo día a día las mismas tediosas acciones. Si le añadimos al cóctel al típico individuo en mitad de la crisis de la mediana edad, podemos hacernos una idea de las circunstancias en que se encuentra Carl cuando conoce a Sally.


Sally, por su parte, no ha tenido aún tiempo material para aburrirse de su vida marital, porque ni siquiera ha comenzado todavía. La chica está a punto de casarse con su novio, un musculitos algo posesivo que la adora. El problema es que Sally se encuentra en una encrucijada y le asaltan mil dudas sobre cuál va a ser su futuro. ¿Debería casarse con él o no? ¿Es una buena idea mudarse a otro lugar? ¿Dejar su trabajo es la opción correcta? Casarse es un paso importantísimo para cualquier persona, y es normal que en momentos así te plantees si realmente quieres pasar el resto de tu vida con el otro o no.
- Are we about to make a mistake?
- I don't care

Así pues, Carl y Sally se conocen estando en un momento delicado, ya que no están del todo satisfechos con sus vidas o con lo que podrían llegar a ser sus vidas. Y aunque en un primer momento su relación se limita a las conversaciones que tienen durante las dos horas que dura el trayecto de su ciudad a la capital inglesa, poco a poco van estrechando lazos y se hace cada vez más difícil disimular la atracción física y espiritual que se establece entre los dos. No es necesario que haya reveladoras conversaciones sobre la vida y el amor, o manos entrelazadas al son de una canción romántica. Realmente su relación no deja de ser tan ordinaria como la que ellos ya tienen con sus respectivas parejas. Charlan sobre temas triviales, tanto que varias veces él le llega a pedir perdón a Sally porque seguramente le estará aburriendo. Lo único que cambia es la novedad y la imprevisibilidad. No es lo mismo contarle tu jornada laboral a la misma persona de siempre, que ya sabe lo que vas a decirle antes de que abras la boca (y tú ya sabes qué gestos va a poner y qué muletillas va a utilizar), que hacerlo con alguien que supone un aire fresco en tu vida. 

Asimismo, los personajes son bastante sencillos y normales, con trabajos poco gratificantes y pocas experiencias apasionantes que recordar. Ni ella es una tía alocada que provoque en Carl curiosidad por "desentrañarla", ni él es un tipo interesante que pueda enamorar a una chica más joven con su culta palabrería. Ni siquiera tienen demasiadas cosas en común, aunque Carl se empeñe en apuntarse al gimnasio solo para estar más cerca de ella.

Todos estos aspectos suponen que la miniserie sea muy cercana a la realidad. Cuando la ves todo ocurre de manera tan orgánica y sin artificios que piensas que le podría ocurrir lo mismo a cualquier persona. Hay una reflexión que lanza el personaje de Carl que quisiera destacar, y es aquello de que mucha gente pasa una gran parte de su tiempo compartiendo transporte público diariamente, pero normalmente no nos detenemos a hablar ni siquiera a mirar a quien tenemos al lado. Preferimos leer un libro, mirar el móvil, escuchar música con los auriculares... A lo mejor llevamos años subiéndonos al mismo autobús o tren que alguna otra persona, y no sabemos absolutamente nada sobre ella (y tampoco nos damos la oportunidad de hacerlo).
                                           I don't think we're bad people
En cuanto a las interpretaciones, ambos actores están más que correctos, aunque me gustaría destacar el trabajo de Olivia Colman como la esposa de Carl. Tiene unas escenas en el segundo capítulo de quitarse el sombrero, repletas de emoción, sentimiento y verdad. Otro aspecto positivo es que la serie apela a la reflexión y te hace empatizar enormemente con los protagonistas y entender, respetar e incluso admirar las decisiones que toman. 


Estamos, en definitiva, ante una pequeña y modesta producción que nos relata una historia sin grandes aspavientos pero repleta de autenticidad y honestidad. Espero que tengáis la oportunidad de verla.



Mi puntuación:

viernes, 7 de marzo de 2014

Viernes musical: The Pains of Being Pure at Heart


Hoy escribo más tarde de lo habitual, pero no podía dejar desierto este viernes musical. Y mucho menos con la preciosa canción que os traigo hoy, perteneciente al grupo neoyorquino de indie pop The Pains of Being Pure at Heart. Simple and sure es un adelanto de su nuevo disco, Days of Abandon, que saldrá a la venta el 22 de abril. Por cierto, en junio harán una gira por tierras españolas, y teniendo en cuenta que vienen tanto a Sevilla como a Valencia, espero poder verlos en directo, deben ser una delicia. 

¿Habéis visto qué portada tan maravillosa?



¡Buen fin de semana!

miércoles, 5 de marzo de 2014

Libro: Llama a la comadrona (Jennifer Worth)


Jennifer Worth narra su propia historia como enfermera comadrona trabajando en el convento de San Ramón Nonato, en la miserable zona del East End londinense de los años 50. 


Hoy os voy a hablar de este libro que he tenido la suerte de disfrutar enormemente el mes pasado y que me ha resultado toda una delicia. Leyendo las vivencias personales de Jennifer Worth como comadrona en San Ramón Nonato he pasado unos ratos muy amenos, a veces divertidos, otros sobrecogedores, y, sobre todo, he aprendido muchísimo. He aprendido cómo era la vida cotidiana en los barrios más desfavorecidos del Londres de la posguerra, así como cuáles eran los métodos y recursos médicos de la época. La autora nos va explicando con todo detalle todos estos aspectos, pero en ningún momento se hace pesado, sino al contrario, porque lo cuenta de una manera tan apasionante y vívida que casi podía verme a mí misma recorriendo junto a ella las calles y lugares, y viendo, oliendo y tocando cada objeto como si estuviera allí presente. 

Me he quedado boquiabierta más de una vez en el transcurso de esta lectura, porque hay cosas que si no llegas a saber que son los recuerdos reales de la autora serían imposibles de creer. Recuerdo por ejemplo la historia de Conchita Warren, una española que pese a llevar la mayor parte de su vida viviendo en Londres no sabe una palabra de inglés ya que está dedicada por completo al cuidado de sus... ¡25 hijos! Esta es una historia de las que te hace sonreír y creer que el amor no tiene por qué tener siempre fecha de caducidad. Es tan bonito imaginar a ese devoto esposo suyo, Len, desviviéndose por ella aunque no compartieran el mismo idioma... 

Recuerdo también a la desdichada Mary, una jovencita que emigra a Londres huyendo de las garras de su padrastro para toparse con una situación aún más pesadillesca si cabe. Al hilo de esta historia os quiero avisar de que este Llama a la comadrona no es un libro amable y pasteloso, como quizá podría parecer a priori. Al contrario, la novela contiene muchos momentos que podrían considerarse incómodos. La autora no desdeña las descripciones más explícitas en cuanto a los partos o a las condiciones insalubres en que viven algunas de las personas a quienes trata. Y en el caso concreto de Mary, lo pasé bastante mal con toda su historia, y concretamente con el momento en que es obligada a limpiar los baños por donde han pasado decenas de borrachos, y que nunca habían sido lavados en condiciones.
Si sólo nos hubiésemos cruzado sin llegar a conocernos (...) las más hermosas historias de amor no tendrían significado alguno para mí. No podemos comprender aquello que no hemos vivido en carne propia.

No sé si lo sabéis, pero actualmente estoy cursando la carrera de Estudios Ingleses, y este primer semestre me he examinado, entre otras asignaturas, de una dedicada a la historia de Inglaterra. En mi manual se hablaba de pasada de las casas de trabajo (workhouses), diciendo de ellas que se crearon para dar trabajo y refugio a las clases más bajas de la sociedad inglesa, pero que todo el mundo les tenía miedo y acudían a ellas como su última opción. La casualidad quiso que entonces leyera un capítulo dedicado precisamente a estos lugares en Llama a la comadrona, y entonces comprendí completamente el por qué de ese pánico. El trato que se le daba a esas personas era abusivo e inhumano. Se me ponen los vellos de punta sólo de recordar ese capítulo.

Lo curioso es que pese a que el libro esté repleto de pasajes donde la injusticia y la amargura hacen acto de presencia, el regusto que acaba dejándote es bastante satisfactorio. La autora nos contagia su amor por su trabajo y su cariño hacia sus compañeras y las monjas del convento y finalmente te ocurre como a las mujeres cuando dan a luz: te olvidas de los malos momentos y sólo recuerdas lo bonito.

El libro se va centrando en cada capítulo en las condiciones de vida, problemas personales y dificultades de las diversas pacientes de la protagonista. También hay capítulos donde se profundiza en algunas compañeras de profesión de Jenny, como la peculiar Chummy, una chica poco agraciada físicamente que decidió hacer caso a su vocación en lugar de seguir el camino de rosas que habían trazado para ella sus pudientes progenitores. O las monjas del convento, como la anciana y deslenguada Sor Monica Joan, la extravagante Sor Evangelina o la dulce y comprensiva Sor Bernadette.  

Cuando leía el libro pensé que era lógico que la hubieran adaptado como serie televisiva, porque su estructura en capítulos generalmente independientes unos de otros es perfecta para ello. Pese a ello, la figura de la narradora siempre está muy presente, haciéndonos partícipes de sus sensaciones y pensamientos en todo momento. Su evolución y crecimiento personal a lo largo de las páginas es muy alentador. Al principio es una jovencita egocéntrica y poco empática que no comprende que haya personas que dediquen su vida a Dios. Pero con el paso de los años va conociendo, queriendo y aprendiendo a respetar a las monjas del convento. Aunque yo soy atea, me ha emocionado bastante el camino hacia el descubrimiento de Dios que sufre la protagonista.

¿Cómo podía ser que para las monjas encerrara nada menos que el significado de la vida y para mí no fuera más que una pieza dramatúrgica con una buena puesta en escena?
Este libro es el primero de varios que escribió Jennifer Worth, y de momento creo que es el único que se ha editado en español. Espero y deseo que la editorial Lumen se anime a traducir el resto, porque me encantaría leer nuevos casos y situaciones que vivió Jenny Lee (así se llamaba la autora antes de casarse), y además hay ciertos personajes de los libros de quienes me he quedado con muchas ganas de saber más.  ¡De momento tengo unas ganas tremendas de ver la serie! Así que aunque no tenía previsto verla este año quizá acabe haciéndole un huequito...

En conclusión, os recomiendo vivamente que os leáis este libro, repleto de humanidad y amor a la vida, porque estoy segura de que os encantará tanto como a mí. Aunque sólo está comenzando el año, estoy segura de que va a ser una de mis lecturas favoritas de 2014. Un auténtico gustazo.



Mi puntuación:

¿Habéis leído Llama a la comadrona? ¿Y habéis visto la serie? ¿Cuál es vuestra opinión sobre ambas?


Fuentes de las fotos: 
Foto 2 (Jennifer Worth de joven), foto 3 (una comadrona haciendo ronda) foto 4 (casa de trabajo de Poplar), foto 4 (la verdadera Chummy), foto 5 (comadronas subiéndose en sus bicicletas para comenzar su jornada laboral)

lunes, 3 de marzo de 2014

Los Oscar 2014 en 5 píldoras

1. L O S   P R E M I A D O S (Y MI QUINIELA)


 


GRAVITY: 7 estatuillas

Director
Fotografía
Banda sonora
Montaje
Efectos Visuales
Sonido
Montaje de Sonido


12 AÑOS DE ESCLAVITUD: 3 estatuillas

Película
Guión Adaptado
Actriz Secundaria


DALLAS BUYERS CLUB: 3 estatuillas

Actor Protagonista
Actor Secundario
Maquillaje y Peluquería


FROZEN: 2 estatuillas

Película de Animación
Canción Original


EL GRAN GATBSY: 2 estatuillas

Dirección Artística
Vestuario


BLUE JASMINE: 1 estatuilla

Actriz Protagonista


HER: 1 estatuilla

Guión Original

SE VAN DE VACÍO: American Hustle · Capitán Phillips · El lobo de Wall Street ·Nebraska · Philomena

En las categorías más importantes casi hice pleno. Sólo fallé la principal, ya que pensé que la división que ocurrió el año pasado entre Mejor Película y Mejor Director sería una excepción y esta vez ambas categorías irían a parar a la misma peli. Pero me equivoqué. De todos modos me alegro porque 12 años de esclavitud es muy buena, aunque los fans de Gravity la critiquen de forma desmesurada.

Otro año más los académicos han repartido los premios haciendo que no haya una película completamente ganadora. Gravity ha sido la más premiada pero gracias sobre todo a los premios técnicos, y 12 años de esclavitud ha tenido pocos premios pero importantes. Quienes deben esta contentísimos son los responsables de Dallas Buyers Club, una cinta pequeña que ha conseguido salir muy bien parada. 

En total he fallado 5 categorías: Película, Película Documental (20 Feet from Stardom), Película Extranjera (La gran belleza), Diseño de Producción y Banda Sonora. ¡Tampoco se me ha dado tan mal!


2. L O S   M O M E N T O S   M Á S   D I V E R T I D O S

  • El selfie de Ellen y las estrellas de Hollywood (más el hermano de Lupita, que no se ha visto en otra igual en su vida XD)
  • Los actores comiendo pizza como si no hubiera mañana

  • La nueva caída de Jennifer Lawrence, en la alfombra roja y casi tirando a la que estaba delante. Esto ya va a ser un clásico cada año XD

  • Lupita, Meryl y Amy meneándose con Pharrell Williams






3. L O   M Á S   E M O C I O N A N T E
  • El discurso de Lupita
"It doesn't escape me that so much joy in my life is thanks to so much pain in someone else's."
  • El In Memorian
  • No llores Leo, a la próxima será tu oportunidad


4. F O T O S   D E L   B A C K S T A G E

  • Jennifer Lawrence intentando arrebatarle el Oscar a Lupita
  • Benedict Cumberbatch demostró anoche que mola un huevo
  • Lupita, Jared y Sarah Paulson en éxtasis

  • Me encanta esta imagen


5. L A S   M E J O R   V E S T I D A S



Este año no ha habido muchos looks que me encanten, pero sí quiero destacar estos tres: Cate Blanchett de Armani Privé, Lupita Nyong'o de Prada y Kristen Bell de Cavalli.

¿Seguísteis la ceremonia? ¿Qué os ha parecido el reparto de premios? ¿Y las mejores vestidas? ¿Algún otro momento que destacar?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...